96. JESUS, EL PAN DE VIDA

 

Cuando la angustia

llena mi corazón

no encuentro respuestas,

no tengo consuelo,

mis amigos me hablan de Ti

pero no puedo escuchar,

el dolor me endurece

y no encuentro la paz.