230. SI TU NO VIENES

| Ver más Cantos de Pentecostés  |  Ver Cancionero completo  |


 

LA                                                                                                        Do#m

Si Tú no vienes, nos faltarán las alas para la plegaria,

                                                                               RE

desgastaremos el silencio y las palabras

                                  Sim                              MI

si en lo escondido tu voz no clama.

                        LA                                                                                        Do#m

Si Tú no vienes, será imposible el abrazo del reencuentro

                                                                                      RE

con el hermano que la ofensa puso lejos

                             Sim                                          MI

si Tú no enciendes de nuevo el fuego.

 

                        DO#7                      FA#m

Pero si vienes a recrearnos

                             RE   MI                                  LA

y con un soplo das vida al barro,

                            RE                                   MI

como un artista irás plasmando

                               RE                                            LA

un rostro nuevo de hijos y hermanos,

                        RE  Rem                                        LA

por eso ven, Espíritu Santo, ven,

Rem,                              LA  MI  LA

Espíritu Santo, ven.

 

Si Tú no vienes, olvidaremos la esperanza que llevamos,

sucumbiremos al desánimo y al llanto

si Tú no vienes a consolarnos.

Si Tú no vienes, evitaremos el camino aconsejado

por el Seńor de las espinas y el calvario

si Tú no vienes a recordarlo.

 

Pero si vienes a sostenernos

y nos conduces como un maestro,

en nuestra carne se irá escribiendo

cada palabra del Evangelio,

por eso ven, Espíritu Santo, ven,

Espíritu Santo, ven.

 

Si Tú no vienes, nuestra mirada será ciega ante tu rostro,

la poca fe dominará lo cotidiano

si no nos donas el ser más sabios.

Si Tú no vienes y no sacudes con tu viento nuestra casa

y con tu sello de profeta nos consagras,

tendremos miedo si no nos cambias.

 

Pero si vienes y en el silencio

del alma escribes renglones nuevos,

entre nosotros se irá tejiendo

la historia cierta del Nuevo Reino,

por eso ven, Espíritu Santo, ven,

Espíritu Santo, ven.