380. NO HAY ESPINAS SIN ROSAS

| Ver más Cantos Varios  |  Ver Cancionero completo  |


 

Que pena pensar que muchísimos hombres

no viven la vida porque no la ven.

Y no la ven porque miran las cosas,

miran al mundo, con sus propios ojos.

 

En cambio si la gente lo mirara

a través del prisma del amor,

aun en el dolor hablaría de Dios.

 

Así lo humano pierde su color.

Cuando un alma se abandona a Dios,

sobre cada lágrima nace una sonrisa

y en cada ocaso, un amanecer.

La frase del mundo

“no hay rosas sin espinas”

se transformará.

Mas bien se dirá:

no hay espinas sin rosas.