Entre Ríos - Argentina

         

Página de inicio>>     

 

 

 

 

 

 

 

 

 Líneas Pastorales en las Comunicaciones Sociales.

…CONTINUANDO EL RECORRIDO…

En el ámbito de la Conferencia Episcopal Argentina, la Pastoral de la Comunicación viene ocupando, históricamente, un espacio y una preocupación importantes. En lo organizativo pastoral, hubo sucesivamente un Equipo Episcopal de Medios de Comunicación Social al que siguió la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social que posteriormente fue designada como Comisión Episcopal de Comunicación Social.

Distintas iniciativas y actividades fueron marcando un trayecto de búsqueda de una activa presencia evangelizadora de la Iglesia en el amplísimo ámbito de la comunicación social.

Se pueden destacar, entre tantos otros, estos antecedentes que configuran un camino hacia una Pastoral de la Comunicación en Argentina:

  • Encuentros y Congresos de Comunicadores

  • Encuentros Anuales de Delegados de Comunicación y de Oficinas de Prensa

  • Jornadas Mundiales de las Comunicaciones Sociales

  • Misas de celebración del Día del Periodista

  • Investigación “La Iglesia en los medios y su repercusión en los argentinos. Estudio sobre diarios nacionales, noticieros de aire y población del área metropolitana

  • Participación en congresos nacionales e internacionales (CELAM, Pontificio Consejo para las Comunicaciones Sociales, etc.)

 

Como un nuevo aporte ahora la CECS presenta esta:

 Líneas  Pastorales en las Comunicaciones Sociales

 1. Marco conceptual para establecer líneas de acción para una Pastoral de las Comunicaciones[1]

Introducción

La primera propuesta de estas Líneas había sido elaborada  sobre los siguientes puntos:

COMUNICACIÓN (La evangelización en el actual proceso de la Comunicación Social. La comunicación dentro de la Iglesia, la comunicación hacia la Iglesia y la comunicación desde la Iglesia)

EVANGELIZACIÓN (La Evangelización ante los desafíos y con las posibilidades de la Comunicación Social

MEDIOS DE COMUNICACIÓN SOCIAL (Los Medios y la Iglesia, Los Medios de la Iglesia, los Iglesia en los Medios.

En Noviembre de 2006 se propuso a la Asamblea Plenaria un Plan sumamente amplio que no fue aceptado y se sugirió su reformulación. Teniendo en cuenta las observaciones recibidas, ahora se presentan estas Líneas que tienen un enfoque más propositivo.

Sin pretender proponer a los Obispos ningún fundamento doctrinal exhaustivo sobre el tema simplemente se dan estas muy esquemáticas apreciaciones:

1.      La Iglesia vive para evangelizar. La auténtica Fe de la Iglesia pide y exige hacerse cultura. Es misión de la Iglesia la evangelización de la cultura. Como está  inserta en el tiempo, busca, con los criterios del Evangelio, transformar su tiempo en un tiempo nuevo. A la luz del Evangelio, la Iglesia está llamada a hacer un aporte de discernimiento de lo que favorece y de lo que entorpece la vocación humana integral. En lo más profundo de su vocación está el salir de sí, el darse: es su vocación misionera.

2.      La Iglesia es comunión. “La Iglesia es signo e instrumento de salvación, es decir, de la unión de los hombres con Dios y de los hombres entre sí”. Es tarea de la Iglesia, por tanto, establecer vínculos de los hombres con Dios y de éstos entre si. Es lo esencial de la comunicación. Uno de sus pilares es la unidad. Es una unidad plural, donde todos tienen la misma dignidad, pero cada miembro realiza distintas funciones y tiene diversos carismas.

En términos comunicacionales, la imagen de la Iglesia debe entenderse como la proyección exterior de su identidad. En este sentido es necesario buscar la coincidencia entre:

la imagen externa, la que se conforma en la mente   de las personas,

con

su identidad propia: vivir y anunciar a Jesucristo, Señor de la Historia.

 

 La comunicación de la Iglesia

El desarrollo formidable del fenómeno comunicacional plantea situaciones nuevas, desconcertantes y, por lo tanto, desafiantes. Creemos necesario que en la Iglesia, principalmente en los Pastores, se dé un gran giro de su mentalidad y actitud respecto de la comunicación: parece necesario dejar de entenderla como una función secundaria de apoyo a la evangelización y pasar a considerarla como un ingrediente necesario y estratégico en su misión.

El Documento de la Conferencia Episcopal Española señala que debemos “provocar en la propia Iglesia un cambio importante en su estrategia comunicativa y en su acción pastoral, pues no basta ya con una concepción difusora e instrumental de las comunicaciones, sino que es necesario una pastoral cultural que, por una parte, contribuya a que toda la labor de la Iglesia en su conjunto y en sus propias instituciones y comunidades sea ella misma mas comunicativa y, por otro lado, se proceda de manera mas creativa y audaz a una presencia eficaz de la Iglesia, destinando para ello mas medios y personas cualificadas que, con su trabajo profesional o voluntario, hagan de la comunicación el ámbito privilegiado de su compromiso cristiano, con una espiritualidad propia. Y sobre todo, y aquí probablemente este el mayor de los reto, formar a los fieles en el uso responsable de los medios y en la justa exigencia de sus derechos como público.”[2]

Nuestra labor pastoral en este proceso de comunicación, para ser posible y eficaz, requiere actitudes lúcidas y acciones concretas.

La Iglesia debe ser capaz de asumir que la información no es algo que pueda ser entendida sólo por sí misma (por el valor que encierra o el modo como se la presenta), sino que siempre está requiriendo una específica y explícita decisión por parte de quien la recibe. Y esta surge a través de una síntesis de tres selecciones diferentes:

·      selección de información (contenidos),

·      selección de cómo se expresa esta información y

·      selección de lo que se entiende o se mal entiende de esta expresión y de su contenido.

Ninguno de estos componentes, aisladamente considerados, crea comunicación. Ésta se logra sólo cuando se pueden procesar en conjunto.

Es decir, sólo logramos comunicación cuando podemos articular un mensaje:

·   cuyo contenido sea de interés,

·   que sea expresado por medios y maneras adecuadas y

·   que sea comprensible tanto en su forma como en su fondo.

No hay comunicación si falla alguno de estos tres aspectos, por valiosos que sean los demás.

Entendemos que distinguir estos tres componentes de todo fenómeno comunicacional, es decir, el contenido, la expresión y el entendimiento, y actuar con relación a ellos para que logren crear comunión, es el propósito y el aporte de una Pastoral de las Comunicaciones.

En el gráfico siguiente puede observarse el planteamiento general que ilumina esta propuesta: generar un flujo comunicacional de doble vía, con centro en cada diócesis y encarnada en cada realidad parroquial. El primer agente de pastoral es el propio “pastor”, llamado a ser el protagonista de la comunicación eclesial, de doble vía.

 

 

2. Objetivos de una Pastoral de la Comunicación en Argentina

Estos lineamientos para las Comunicaciones Sociales procuran:

· Fortalecer la comunicación social en la vida y en la acción misionera de la Iglesia en la Argentina. Desde el Concilio hasta hoy la Iglesia ha tomado todavía mas conciencia de la importancia de conjugar todos los ámbitos de la vida eclesial con esta nueva realidad cultural y social […] y promover la comunicación en el campo eclesial para que su presencia en los medios sea mas incisiva”[3].

· Proponer en la Iglesia un cambio importante en su estrategia comunicativa y en su acción pastoral, capacitando a los agentes para lograr una planificación orgánica: “El fenómeno actual de las  comunicaciones sociales impulsa a la Iglesia a una suerte de ‘conversión’ pastoral y cultural para estar en grado de afrontar de manera adecuada el cambio de época que estamos viviendo. De esta exigencia se deben hacer interpretes, sobre todo, los pastores: es importante trabajar para que el anuncio del Evangelio se haga de modo incisivo, que estimule la escucha y favorezca la acogida”[4]

 

3. Líneas actuales de acción pastoral:

 

Confianza para anunciar la verdad. No guardar silencio.

 

Vinculado con las propuestas, sugerencias y pedidos formulados en y después de la Asamblea de la CEA Abril de 2005, se procura generar un itinerario que atienda a las tres dimensiones de las propuestas:

·        la organizativa, (funcionamiento y/o puesta de la acción pastoral comunicacional)

·        la medial, (los Medios de la Iglesia y la Iglesia en los Medios

·        la formativa, (de los creyentes como agentes de pastoral: formación espiritual y formación técnico profesional

 

Dimensión organizativa

·        Líneas para una pastoral de las comunicaciones de la Iglesia

·        Elaboración, aprobación y puesta en marcha del Manual de procedimiento para las comunicaciones de los equipos de pastoral

·        Generar un organigrama de la CECS que sirva de orientación a las diócesis particulares, explicitando funciones, clarificando la función del delegado pastoral y de los responsables de prensa.

·        Tender a generar un organigrama del área de comunicación por diócesis, con un referente a cargo del área de comunicación.

·        Programas de acción y organización de un grupo operativo de trabajo para cada uno de los programas.

·        IV Congreso Católico de Comunicadores (2008).

 

Dimensión medial

·        Continuar el proceso de normalización de las radios católicas (Mini COMFER).

·        Organización de la presencia de la Iglesia en diferentes canales de comunicación.

·        Elaboración, aprobación y puesta en marcha del Manual de procedimientos para las oficinas de prensa.

·        Desarrollar Internet (páginas Web institucionales y explorar otras posibilidades).

·        Conformar un equipo interdisciplinario para desarrollar programas de TV con el fin de profesionalizar los recursos humanos en el área ejecutiva (contenidos, técnico, posicionamiento).

·        Obtención de recursos que permitan desarrollar las acciones previstas.

 

 Dimensión formativa

·        Animar la elaboración del IDEARIO de los medios católicos de comunicación social.

·        Subsidios de formación a distancia para agentes de pastoral. Planificar cursos presenciales y semipresenciales con el apoyo de Universidades.

·        Desarrollar materiales para implementar cursos de formación a distancia.

·        Promover en los seminarios y centros de vida religiosa la formación en el área de la comunicación.

·        En el marco de la Pastoral Orgánica trabajar en forma conjunta con otras comisiones episcopales (Educación, Familia, Catequesis, Liturgia, Fe y Cultura etc.).

·        Planificar la capacitación de las oficinas de prensa a partir del manual de procedimientos.

·        En cuanto al plan de gestión de crisis iniciar el trabajo en dos niveles: el de los que toman las decisiones y en el de quienes comunican las decisiones. Planificar y comenzar la capacitación de entrenamiento frente a los medios (media training).

·        Elaboración del Manual de gestión de la comunicación de crisis.

 

 4.- Futuras Acciones

 

Dimensión organizativa

·        Generar canales de comunicación descendente y ascendente entre la CECS, las diócesis y las parroquias.

·        Consolidar los canales de comunicación descendente y ascendente entre el CECS, las diócesis y las parroquias.

·        Monitoreo y Evaluación de las líneas estratégicas de comunicación de la Iglesia.

·        Monitoreo permanente de los temas claves para la CEA y de los que pueden ser críticos.

·        Aplicación de los manuales de procedimientos pastoral y de oficias de prensa.

·        Aplicación del Manual de Crisis.

 

Dimensión medial

·        Red Nacional de Radios Católicas con una parte de la programación con contenidos comunes.

·        Desarrollar programas de TV y Radio.

·        Concretar el proyecto de una Red Nacional de Televisión Católica.

·        Monitorear las líneas y estratégicas de la Pastoral de Medios implementada.

·        Monitorear las acciones implementadas con Internet.

·        Generar recursos que permitan sostener las acciones.

  

Dimensión formativa

·        Desarrollo de los cursos presenciales y semipresenciales con el apoyo de universidades.

·        En los seminarios y centros de formación religiosa proponer los contenidos de las materias como Introducción al Periodismo y Comunicación Institucional.

·        Desarrollar  y editar los materiales para implementar cursos de formación a distancia.

·        Instrumentar diferentes vías para capacitar  en el lenguaje de los diferentes medios (Gráfico, Radial, Televisivo, Multimedial).

·        Capacitación de las Oficinas de prensa a partir del manual de procedimientos.

·        En el marco de la Pastoral Orgánica comenzar con el plan de formación de agentes educativos para instalar el tema de la visión crítica de los medios en las escuelas.

·        Establecer un programa de formación en las Escuelas Católicas, en conjunto con el CONSUDEC, de “Alfabetización mediática” en los tres niveles:

a.      Docentes

b.     Padres

c.      Alumnos  

 

 Buenos Aires, 12 de Abril de 2007              

[1] Se ha tenido en cuenta:

·         Informe elaborado por la Pontificia Universidad Católica de Chile, Facultad de Comunicaciones / Instituto de Estudios Mediales, septiembre de 2001;

·         CONFERENCIA EPISCOPAL ITALIANA, Comunicación y Misión. Directorio sobre las comunicaciones sociales en la misión de la Iglesia, versión y traducción del Secretariado de la Comisión Episcopal de medios de Comunicación Social de la Conferencia Episcopal Española, (24.01.06).

 [2] CONFERENCIA EPISCOPAL ITALIANA, Comunicación y Misión. Directorio sobre las comunicaciones sociales en la misión de la Iglesia, según el Prologo presentado por la Comisión Episcopal de medios de Comunicación Social de la Conferencia Episcopal Española, (24.01.06), n-p. 3-4.

[3] CONFERENCIA EPISCOPAL ITALIANA, Orientaciones pastorales Comunicare il Vangelo in un mondo che cambia, (29.06.2001), n. 39.

[4] JUAN PABLO II, Carta Apostólica a los responsables de las comunicaciones sociales, (24.01.2005), n. 8.

.

VOLVER AL ÍNDICE DE DOCUMENTOS DE LA CEA

 

Obispado de Gualeguaychú: Chalup 30 (2820) - Tel. 03446-426336 - Fax 03446-433284

© Obispado de Gualeguaychú - 2003 - 2007