Entre Ríos - Argentina

         

Página de inicio>>Documentos>>Diocesanos     

 

 

 

 

 

 

 

 

 Documentos Diocesanos

NORMAS DIOCESANAS PARA LA RENOVACIÓN CARISMÁTICA CATÓLICA

Resolución

Luis Guillermo Eichhorn

Por la Gracia de Dios y de la Santa Sede

Obispo de Gualeguaychú

VISTO:

l-  La necesidad de actualizar y mejorar las normas que rigen las actividades de la Renovación Carismática Católica en la Diócesis de Gualeguaychú.

2- Atendiendo a las propuestas que he recibido a tal efecto por parte del Equipe Coordinador Diocesano.

RESUELVE:

1.   Aprobar las Normas para la Renovación Carismática Católica en la Diócesis de Gualeguaychú, las que se adjuntan a esta resolución.

2.  Determinar que las mismas tienen vigencia a partir de la fecha de esta resolución.

3.  Publíquese y archívese.

 San José de Gualeguaychú, 23 de diciembre de 2003.

 

Introducción

1. - La Renovación Carismática Católica (RCC) se presenta en la Iglesia como una corriente de gracia renovadora que pretende profundizar el sentido evangélico de la conversión y la transformación de la vida de las personas, convocando al pueblo de Dios a lograr ese primer llamado de Jesús: "El tiempo se ha cumplido: el Reino de Dios está cerca. Conviértanse y crean en la Buena Noticia" (Mc 1,15). Asume la forma más estructurada de un Movimiento a los efectos de su participación en los organismos pastorales y en la actividad pastoral diocesana. Al ser aprobada su existencia en la Diócesis, la RCC acata y acepta la autoridad del Obispo en todo lo que esté estipulado en el Código de Derecho Canónico (CDC).

 

CARACTERÍSTICAS ESENCIALES DE LA RCC

2. - Los objetivos centrales de la RCC consisten en:  promover una conversión personal, madura y continua, a Jesucristo, nuestro Señor y Salvador; y propiciar una apertura decisiva hacia la persona del Espíritu Santo, su presencia y su poder (Estatutos ICCRS n° III).

Algunas características comunes a los grupos que viven esta corriente de gracia y a quienes, participando en ella, van renovando su vida, son:

* El descubrimiento gozoso de la oración de alabanza como modo excelente de culto a Dios (ver CEC 2639-2641). Alabanza que se expresa con canto, oración y gestos.

* El compromiso entusiasta en una acción evangelizadora organizada, centrada en el misterio de Cristo, dando razón de la propia esperanza (1 Pe 3,15) y confiando en el  testimonio de signos y prodigios (Mc 16,20).

* El ejercicio de una acogida compasiva a personas marginadas por sus limitaciones o agobiadas por sus enfermedades y dolencias, ayudándoles a encontrarse con el amor poderoso del Señor. (CEC 1506-1509)

 

EXPRESIONES COMUNES DE LA RCC

3. - Los grupos y asambleas de oración son la expresión más común de la RCC. En ellos, los que participan semanalmente, renuevan su vida cristiana por la oración bajo el impulso del Espíritu Santo. Para establecerse, un grupo y/o asamblea de oración parroquial deberá contar con la aprobación del Párroco. Una vez establecido en una Parroquia un grupo y/o asamblea de oración, para suprimirlo deberá contar con la aprobación del Ordinario diocesano.

4. - En algunos lugares, a partir de la asamblea de oración parroquial, se pueden formar pequeñas comunidades vivas de acuerdo al Magisterio de la Iglesia (RMi 51), con la condición de estabilidad de sus miembros y donde no sólo se comparte la oración sino toda la vida cristiana. Deben permanecer vinculadas a la asamblea parroquial.

5. - Una genuina experiencia de oración en el Espíritu se manifiesta por el testimonio de Cristo vivo y por la caridad vivida en la comunión eclesial.

6. - Los grupos, asambleas y pequeñas comunidades de oración deben estar integrados en la comunidad parroquial de la forma en que el Párroco lo estime conveniente.

7. - Cada grupo o asamblea de oración será guiado por un equipo de servicio. Estará integrado por lo menos por tres servidores, uno de los cuales actuará como coordinador del mismo.

8. - Se comunicará al Equipo Coordinador Zonal (ECZ) y/o al Equipo Coordinador Diocesano (ECD) la constitución de los nuevos grupos de oración, indicando: el equipo de servidores, el coordinador responsable, el día, hora y lugar de las reuniones y el sacerdote que lo asesorará.

Todos los grupos deben estar reconocidos por el ECZ o ECD para pertenecer a la RCC de Gualeguaychú.

 

SERVIDORES Y EQUIPOS DE SERVICIO

9. - Los servidores son miembros de los grupos de oración que, habiendo realizado el Seminario de Vida en el Espíritu (SVE), participando con constancia durante un año en las reuniones de oración y habiendo iniciado un proceso de crecimiento, muestran condiciones para ayudar a sus hermanos a caminar según el Espíritu. El servicio en la RCC debe ser una opción prioritaria en su vida eclesial.

10.-Es función de los servidores:

a) Ejercer los servicios y carismas para la edificación de la comunidad de oración.

b) Los servicios principales son: coordinar la reunión de oración, desarrollar la enseñanza a partir de la Palabra de Dios, animar la oración con la música y el canto.

c) Hay otros servicios importantes, aunque no se desarrollen siempre durante la reunión de oración: pastoreo y guía en el crecimiento, oración de sanación, consuelo a los que sufren, oración de intercesión, evangelización, etc.

d) Los servidores cuidarán de la unidad del grupo de oración y de la comunión entre todos los grupos de la Diócesis.

e) Discernirán entre los participantes del grupo de oración a los posibles candidatos para ser servidores.

f) El equipo de servidores elegirá de acuerdo con el párroco y/o asesor zonal el coordinador del grupo. Este nombramiento se comunicará al ECZ y/o ECD.

11. - Es responsabilidad de los servidores:

a) Profundizar en la comunión con la jerarquía, amando sinceramente a la Iglesia de Cristo.

b) Colaborar en toda la vida de la Iglesia y en su pastoral diocesana en armonía con todas las instituciones y movimientos.

c) Vivir una intensa vida de oración, de amor a la Palabra de Dios, a los Sacramentos y a María, Madre de Dios.

d) Participar en las reuniones de servidores necesarias para la buena marcha del grupo.

e) Participar en las reuniones o cursos de formación de servidores. Procurarán formarse también mediante el estudio personal.

f) Servir a toda la Iglesia en fidelidad a la opción hecha dentro de esta corriente de gracia.

12. - El párroco (o sacerdote por él designado)junto con el ECZ, nombrarán los servidores de cada grupo de oración de acuerdo a lo propuesto por el equipo de servicio. Esta resolución se informará al ECD.

 

SEMINARIOS DE VIDA EN EL ESPÍRITU Y MEDIOS DE CRECIMIENTO

13. - Los SVE son el medio de la RCC para la nueva evangelización de los bautizados,  renovando los Sacramentos de la iniciación cristiana mediante el bautismo en el Espíritu Santo; entendiendo a esta experiencia de oración como "una aceptación personal de las gracias de la iniciación cristiana y un recibir fuerza para poder realizar el propio servicio personal en la Iglesia y en el mundo" (Est. ICCRS n° III)

14. - Se organizarán seminarios de crecimiento, retiros y todo lo necesario para la perseverancia y crecimiento espiritual de quienes han renovado su vida mediante el SVE.

15. - Se formarán equipos para dictar los seminarios. Estos constarán por lo menos de cinco miembros y un sacerdote asesor, uno de los cuales será el coordinador responsable del equipo.

16. - Para integrar estos equipos se requieren las mismas condiciones que para ser servidor, más una adecuada experiencia en el servicio.

17. - La constitución y funcionamiento de estos equipos deberá ser promovida y autorizada por el ECD.

18. - El esquema de enseñanzas y la modalidad del desarrollo de los seminarios, también serán aprobados por el ECD.

19. - Se coordinará el funcionamiento de estos equipos comunicando oportunamente la programación de seminarios por los diversos grupos.

20. - Los grupos de oración, para llamar a equipos o predicadores extradiocesanos, deberán contar antes con la conformidad del ECD y con la anuencia del Ordinario diocesano.

21.-De la misma manera, equipos o predicadores diocesanos, deberán estar autorizados por el ECD para dar servicios extradiocesanos.

 

EQUIPO COORDINADOR DIOCESANO

22. - Constitución:

a) El ECD estará constituido por dos delegados de cada zona pastoral de nuestra Diócesis.

b) De ser necesario, el ECD ampliará el número de sus miembros para que estén presentes delegados de todas las localidades donde haya grupos reconocidos.

c) El ECD dura en sus funciones tres años. Los delegados pueden ser reelectos una sola vez.

d) Para la designación del delegado de cada localidad se reunirán todos los servidores reconocidos quienes lo prepondrán mediante votación dando su acuerdo el párroco (o sacerdote por él designado) y/o asesor zonal.

e) En caso de vacantes, la localidad proveerá su reemplazo de acuerdo a estas normas, hasta completar el período del ECD.

23. - El ECD puede invitar a participar en sus reuniones a los sacerdotes asesores de los distintos grupos de oración y a representantes destacados de los distintos servicios. Estos no tendrán poder de decisión.

24. - El asesor diocesano deberá ser pastor y guía, garantizando el carácter eclesial de la RCC. Al constituirse el nuevo ECD propondrá los nombres de los sacerdotes (en número de tres) que se consideran posibles asesores diocesanos. Elevará los nombres propuestos al Obispo. Oído este parecer, el Obispo nombrará al sacerdote asesor diocesano. El asesor diocesano forma parte del ECD

25. - El Obispo nombrará cuando sea conveniente, un sacerdote asesor zonal.

26. - El ECD elegirá de entre sus miembros, un coordinador para que lo represente y presida, solicitando la conformidad del Obispo diocesano (CDC c 317). También se propondrá un delegado para participar en la elección del Equipo Regional, el cual puede ser cualquier servidor reconocido. En caso de ser electo para ese equipo si no pertenece al ECD debe ser incorporado al mismo.

27. - El ECD organizará el servicio de secretaría y tesorería diocesana.

28.-El ECZ esta constituido por los coordinadores de los grupos y asambleas de oración, los delegados de la zona y el sacerdote asesor zonal. Las diferentes zonas se irán constituyendo según las posibilidades pastorales de la misma.

29. - Donde exista ECZ, o en algún caso parroquial, es su función: promover el crecimiento

de los grupos de oración coordinando sus actividades, promover la formación de nuevos grupos, reconocer los nuevos, coordinar la organización de seminarios, retiros, cursos, y de las pequeñas comunidades.

30. - Es función del ECD:

a) Promover el crecimiento de los grupos de oración y demás manifestaciones de la RCC, especialmente en las parroquias, de acuerdo con los equipos zonales, párrocos, asesor zonal y/o diocesano.

b) Coordinar las actividades comunes a todos o varios grupos de oración, de una o varias zonas.

c) Llevar un registro de los grupos de oración que se van constituyendo y de otros servicios.

d) Llevar un registro de los servidores.

e) Promover y autorizar los equipos para SVE y demás seminarios.

f) Coordinar la organización de seminarios, retiros y cursos.

g) Representar a la RCC diocesana ante los organismos pastorales de la Diócesis y para todo asunto extradiocesano a través del Coordinador diocesano u otro miembro designado como Delegado.

h) Cuidar el cumplimiento de las presentes normas, interpretándolas en caso de dudas.

i) Convocar oportunamente a encuentros diocesanos de servidores y al retiro anual de servidores.

j) Promover la realización de un Encuentro Diocesano anual de todos los que participan en la RCC.

k) Estipular y recoger el aporte mensual por grupo de oración para el funcionamiento de este equipo, y para los aportes al Equipo Coordinador de la Región Litoral y al Equipo Coordinador Nacional de la RCC.

l) Presentar un balance anual de ingresos y egresos.

ll) Ordenar su funcionamiento en su primer reunión

31. - Para constituir equipos de oración de sanación y de otros equipos o grupos específicos, se solicitará la aprobación del ECD.

32. - No podrán realizarse reuniones de oración de liberación sin la plena obediencia a las normas del derecho (CDC c 1172 y respuesta de la SCDF del 29/8/85). Se realizarán las consultas necesarias con el asesor diocesano y/o al Obispo diocesano.

33. - Estas normas pueden ser reformadas a propuesta del Obispo diocesano, o a sugerencia del ECD. En todo caso quedan sujetas a la aprobación del Obispo diocesano según el CDC c 314.

 

VOLVER AL ÍNDICE DE DOCUMENTOS

 

Obispado de Gualeguaychú: Chalup 30 (2820) - Tel. 03446-426336 - Fax 03446-433284

© Obispado de Gualeguaychú - 2003 - 2004